Que buscan los adolescentes en sus padres?

El Dr.Ruperto Charles Torres,  de orientación cognitivo-sistemica, desarrolló una serie de tecnicas que concluyeron en una exitosa terapia, que el la denomina "terapia breve y sistemica para parejas, padres y adolescentes".

En su querido Distrito Federal, Republica de México, viene desarrollando desde años docencia, y ha dictado diversos seminarios y cursos sobre el tema, en el ultimo reciente seminario panamericano de ASIBA (Asociacion Sistemica de Buenos Aires), tuve el placer de conocerlo con su proverbial simpatia, y que tambien me dedicara uno de sus trabajos.

Justamente, de uno de ellos, "Soluciones para parejas y para padres", hemos extractado los "12 principios, que en mi caso, se constituyen en guia de mi terapia con padres y adolescentes

 

1. Ser comprendido:

Los adolescentes necesitan mucho apoyo por parte de sus padres, debido a que se perciben observados por todos los grupos o redes de la que forman parte (familia, amigos, etc).

Tener mayor tolerancia en sus diferentes formas de hablar, vestir, divertirse, etc.

 

2. Poder comunicarse:

Resulta fundamental; muchas veces las discusiones entre padres e hijos, se caracterizan por la falta de escucha y sobre todo de claridad sobre lo que se discute, y tambien en sub o sobre estimar el poder de comprensión del adolescente.

 

3. Recibir disciplina:

El adolescente requiere , guia, orientación y tambien límites sobre lo que puede o no puede hacer.

En la adolescencia, el límite entre lo que se quiere y lo que se puede es naturalmente confuso.

Por eso el rol de los padres es fundamental.

 

4. Entender que es "ser justo":

A los hijos se los debe amar a todos por igual, pero se los debe tratar y educar de forma diferente; porque cada uno tiene necesidades diferentes, y tambien viven circunstancias diferentes, y tambien se deben tomar medidas diferentes en cada caso.

Por tal razón suele resultar ante los "ojos" del adolerscente como "injusto" y por ello requiere de una explicación convincente.

 

5. Sentir y dar confianza:

El ritual de la confianza, suele ser una secuencia de prueba y error, dado que los padres deben educarlos, para que sepan tomar  sus propias decisiones.

También que se hagan responsables por sus errores y lo sepan asumir; por lo tanto se le debe fomentar la autoconfianza.

 

6. Sentirse respetado:

Debe existir distancia y privacidad tanto en padres como en los adolescentes;  recuerden que "confianza" y "respeto", son dos caras de una misma moneda.

Los roles de padre y de hijo, siempre deben estar delimitados, porque, de lo contrario, se corre el riesgo de confundirse.

 

7. Ser responsable:

Al adolescente se le deben encomendar tareas y participar o colaborar con él, según las cosas. Que comience a vivir la experiencia de dar y recibir, que paulatinamente pase de la "simple" obediencia, a su  propia autonomía.

 

8. Sentir amor:

No alcanza con simples hechos o sacrificios, el adolscente también necesita escuchar y sentir afecto, necesita de contactos breves, intensos y hasta intermitentes, necesita disfrutar, oir y sentir que se lo ama.-

No importa tanto la cantidad como la calidad de afecto que se le brinda al adolescente; no le diga lo que le da, preguntele que necesita.

 

9. Saber que es la honestidad:

Ante el adolescente, el padre o la madre, son su referentes o guias en su crecimiento. Eso no significa que no tienen que ser sabios o valientes; muy por el contrario, deben mostrarse humildes y honestos, y reconocer aquello que no pueden o les cuesta comprender, o no saber como actuar en determinadas circunstancias.

 

10. Compartir humor:

"La risa es la distancia mas corta entre dos desconocidos", expresa un viejo dicho; cuando padres e hijos generan espacios comunes, refuerzan y mejoran la relación.

Por lo tanto lo predisponen mejor para tratar otros temas mas complejos y el adolescente se dispone mejor a escuchar.

 

11. Compartir tiempo juntos:

Es importante que el padre o la madre invite al adolescente a compartir a cosas que les gusta ; pero tambien es fundamental ir descubriendo lo que al adolescente le gusta, y si lo invita, acompañarlo, cuidando de no invadir sus espacios.

 

12. Enseñar con el ejemplo:

"Las palabras se las lleva el viento, pero lo vivido queda en el corazón". El adolescente lo tiene presente, aunque por momentos no le resulte explicito o facil explicarlo con palabras.