Que es el mobbing:

Se trata de un término ingles cuya etiología sería , asediar, acosar, acorralar, pero siempre con la participación o concurrencia de mas de una persona, generalmente varias.

Las mismas tendrían como propósito provocar miedo, desprecio o desvalorización en el asediado con el propósito de afectar la calidad de su trabajo, así como trastornos psico-fisicos que pueda generar.

Estas personas o grupo de personas reciben una perturbación psicológica importante a través de actos y comportamientos hostiles dentro y fuera del trabajo, a veces de sus propios compañeros (acoso horizontal) , a veces de sus jefes (acoso vertical), y a veces combinado (acoso mixto)

El acoso horizontal, también se suele llamar bossing (proviene de boss en ingles, que significa jefe); y lo grave y perturbador es que se suele planificar y aplicar de manera orgánica y/o sistemática, para desalentar determinadas conductas y/o comportamientos e instalar otras.

Ese acoso suele darse en tiempos prolongados (semanas, meses, a veces años), y en casos prolongados pueden desembocar en problemas psicológicos graves, que pueden ir desde trastornos de ansiedad, ataques de pánico, profundas depresiones, ideaciones suicidas, etc.

La aplicación del termino “mobbing” , aparece primero en la ornitología (ciencia que se ocupa del estudio de los pájaros), por el acoso o atosigamiento que naturalmente hace un grupo de pájaros pequeños para defenderse de un ave rapaz mayor; pero este fenómeno se ve también y en general en otros comportamientos del reino animal.

El primero que investiga este fenómeno en 1980 es el científico sueco Heinz Leymann, y los que comienzan a considerar al mobbing como un “acoso moral y laboral”, son dos referentes contemporáneos ; en Francia , Marie-France Hirigoyen ; en España,  Iñaki Piñuel y Zabala.

Iñaki Piñuel y Zabala es un experto internacional en Psicología del Trabajo y uno de los mas importantes investigadores en el tema del “mobbing o acoso psicológico en el ámbito del trabajo y la educación.

Ellos consideran que se trata de un fenómeno creciente que se incrementa día a día, y que se estima, por lo menos en Europa, que afecta por lo menos al 15% o mas de su población laboral activa, aunque es difícil de precisar por tratarse de un fenómeno relativamente nuevo, poco conocido, esclarecido y denunciado por sus victimas para ser tratados.

Marie-France Hirigoyen en 1998 publica su libro “El acoso moral en el trabajo”, y es tal el impacto de su obra que en enero del 2002 entra en vigor una ley sobre modernización social, que luego fuera modificada en el 2003, que sanciona las reiteradas actuaciones que tengan como consecuencia una degradación de las condiciones de trabajo y que puedan causar perjuicios a los derechos y dignidad del trabajador, de alterar su salud física o mental o de poner en riesgo su futuro profesional.

Esto también generó repercusiones en Bélgica, Escandinavia, y hasta en Brasil, pero como siempre ocurre hubo abusos en su aplicación obligándose a fijar con mayor precisión cuales serian determinadas situaciones laborales que eventualmente podrían provocar trastornos psíquicos.

También para evitar una “cacería de brujas”, el terapeuta debe evaluar el contexto laboral dentro del que se desenvuelve el paciente, dado que el acoso moral no es posible a menos que el contexto lo permita.

La legislación francesa prevé sanciones para los acosadores y obliga a la empresa a tomar medidas preventivas, mientras que en Canadá, incluso se incorporan etapas de negociación y mediación.

Se entiende que es mas importante prevenir que curar, tanto en el caso de las personas, como de los métodos de gestión, como de los contextos que fomentan la generación del acoso.

El acoso moral debe incluirse en la prevención de los riesgos de trabajo, porque la salud en el trabajo, incluyendo la psíquica, es un derecho fundamental de los trabajadores.

Desde un análisis mas pormenorizado podemos definir mejor, que debemos considerar como “acoso moral” para luego definirlo dentro del contexto del trabajo

Acoso moral:

Consiste en una violencia insidiosa, fría, solapada; tanto mas peligrosa cuanto que es casi invisible. Se suele nutrir de pequeños ataques repetidos, a menudo sin testigos, a veces no verbales, a veces ambiguos por ser susceptibles de doble intención. Y lo mas importante del síndrome es que cada ataque por separado no es verdaderamente grave; lo grave es el efecto acumulativo de estos “microtraumatismos frecuentes y repetidos que constituyen una agresión”, tal como lo denomina HIrigoyen.

Entonces el “acoso moral en el trabajo” lo podemos definir como toda conducta abusiva (ademán, palabra, comportamiento, actitud…) que atenta por su frecuencia o sistematización, contra la integridad psíquica o física de un trabajador, poniendo en peligro su puesto de trabajo o también, degradando el ambiente laboral.

Situaciones de acoso podemos ver desde las más sutiles hasta las más directas:

1. Aislamiento y negación de la comunicación: hacer que alguien llegue a ser invisible: “soy transparente”.

2. Ataques contra las condiciones de trabajo: retención de la información, sabotaje de la PC.

 3. Ataques contra la dignidad: ofensas contra la reputación, rumores, denigración. 

4. Violencia verbal, física o sexual.

Dentro del DSM, podemos también considerarlo dentro del capítulo de los Trastornos Adaptativos.

Hoy dia los médicos laborales, constituyen el primer punto de contacto para detectar este tipo de síndrome.